1 abril, 2017
Decoración con Muebles de Madera de Fabricación Artesanal

Decoración con Muebles de Madera de Fabricación Artesanal

Siempre me han gustado los materiales nobles en decoración y cuanto más naturales mejor. Desde hace varios años he empezado a interesarme mucho por la arquitectura sostenible y, especialmente por diseños sencillos y modernos integrados en la Naturaleza.

De hecho, mi pasión por la arquitectura y el diseño fue una de las razones por las que conocí al que hoy es mi pareja.

Mi pareja se dedica a diseñar proyectos de arquitectura sostenible y a asesorar en formas de construir viviendas para conseguir la máxima eficiencia energética posible y, así fue, al buscar asesoramiento para mi proyecto como le conocí.

Lo cierto es que es de esas cosas que más disfruto, cuando la vida te sorprende, y es que después de llevar mucho tiempo soltera y sin tener ninguna previsión de que eso pudiera llegar a cambiar, simplemente ocurrió.

Al final, el que empezó siendo mi pequeño proyecto terminó convirtiéndose en nuestro proyecto. A él siempre le había apetecido emprender su propio proyecto de vivienda, pero nunca había tenido la ocasión ni el momento, ahora estando juntos, lo había encontrado.

Resultaba emocionante ver cómo todo iba tomando forma, desde nuestra idea esbozada en planos del esqueleto a las paredes y a pasear por el interior de su estructura.

Para mí, que había estudiado Bellas Artes y que mi interés por la arquitectura había sido más tardío esta experiencia de construir nuestra propia vivienda tal y como nos gustaba estaba siendo una experiencia apasionante.

Decoración de Interiores con Muebles de Madera Artesanales

Por mis conocimientos de restauración, habíamos decidido que me encargara de la decoración y, principalmente de los muebles. Mi idea era partir de muebles antiguos y combinarlos con algunas piezas nuevas.

Solía recurrir, siempre que buscaba muebles de madera, a Dismobel, ya que su tienda online además de ser muy práctica tiene un amplísimo catálogo de productos, y trabajan con algunas de mis marcas de diseño y fabricación de muebles favoritas.

Entre ellas, la marca italiana Derina Nais que da gran valor a sus productos al trabajar la madera mediante la fabricación artesanal y el cuidado de los acabados.

Por otra parte, me gusta mucho la calidad de las materias primas que eligen y que además de conseguir unos acabados con detalles de lo más minuciosos tampoco pierden de vista la funcionalidad de los productos adecuándose a las necesidades actuales de los hogares, combinado de forma magistral el encanto de lo clásico con la obligada versatilidad de las piezas modernas.

Así, de esta marca elegí la mesa para el comedor, su modelo Free Tables, en el que se pueden combinar diferentes modelos de tableros y paras para la confección de una mesa que se adapta a tus necesidades, ideas y estilo.

También de esta marca elegí la mesa del comedor, el modelo Castle 1, una mesa protagonista histórica de la marca, con un nuevo look gracias al enfoque y acabados que permiten reinterpretarla de forma bastante moderna, siguiendo la filosofía de la marca. Fabricada en madera maciza de roble con tableros únicos con sus vetas naturales y diferentes.

El resto de los muebles los fui encontrando en diferentes mercadillos y subastas. Todo el proceso de buscarlos y de encontrar piezas únicas para restaurar le daba a todo el proceso un sentido de reto que me encantaba.

Al final, aunque suponía bastante trabajo y esfuerzo terminábamos por encontrar lo que queríamos y nuestra vivienda iba tomando forma.

También queríamos crear un pequeño jardín interior y hasta programamos un viaje a Japón para inspirarnos en directo con algunos de los preciosos jardines de diferentes templos. De hecho, nos trajimos diferentes variedades de bonsái que queríamos utilizar para darle un toque decorativo diferente.

Estaba claro que las plantas no podían faltar, y planificamos con cuidado como integrarlas y crear espacios con plantas de interior.

Nos llevó más de dos años, pero al final teníamos nuestra vivienda prácticamente lista, casi a tiempo de recibir a nuestro primer hijo.

Al final, lo bonito de crear un hogar más propio es que siempre terminas de decorarlo al habitarlo y al empezar a tener recuerdos entre sus cuatro paredes.