9 abril, 2020
Las impresoras en 3D, un producto novedoso con un gran futuro

Las impresoras en 3D, un producto novedoso con un gran futuro

Las impresoras siempre han sido grandes aliadas de las personas que tienen en la informática una de las herramientas más importantes de su trabajo diario y es que facilitan enormemente la tarea de tener en papel todo aquello que se necesita para desempeñar un oficio. Sin embargo, con el paso del tiempo, su uso se ha ido extendiendo a cada vez más factores y es que en la actualidad ya es posible imprimir grandes lonas publicitarias en formatos diferentes al papel habitual, así como el propio papel también se puede imprimir en diferentes tamaños y gamas de colores.

No obstante, las impresoras no se han quedado ahí y han pasado a ser unas importantes herramientas multifunción a través de las cuales se pueden enviar documentos, como si de un fax se tratase, escanear papeles, digitalizar, copiar e incluso imprimir en tres dimensiones. Y es que como os decimos, esta herramienta no ha dejado de evolucionar desde que se ha creado y ahora, en la actualidad, ya nos permite llevar a cabo trabajos en 3D de los cuales pueden llegar a salir incluso viviendas completamente terminadas y listas para entrar a vivir.

Como os decimos, las tres dimensiones han marcado un nuevo hito en el sector de las impresoras, ya que han permitido que se hagan trabajos que hasta hace poco eran realmente impensables e imposibles. En este sentido, uno de los ejemplos más claros lo tenemos en algo que ya os hemos mencionado y es una casa impresa en 3D, algo realmente revolucionario pero que nos marca una importante línea maestra de lo que podemos llegar a hacer con una impresora. Sin embargo, más allá de este tipo de construcciones, las impresoras en tres dimensiones nos ofrecen otras ventajas como:

  • Permiten imprimir en 3D cualquier diseño. Comenzamos con algo obvio y es que una de las ventajas de las impresoras 3D es que abren las puertas a todo un mundo de posibilidades de diseño. Y lo mejor de todo, cualquiera de esos diseños tendrá una réplica exacta de la realidad. Desde diseños creados por nosotros mismos a otros ya existentes. Las posibilidades son prácticamente infinitas.
  • Impresión de piezas compactas. Las piezas creadas con una impresora 3D son compactas y no necesitan de ningún ensamblaje, incluso es posible incorporar mecanismos y engranajes en los diseños. Además, hoy en día las impresoras 3D son capaces de imprimir con más rapidez y mayor variedad de texturas.
  • Fomentan la creatividad. No cabe duda de que otra de las ventajas de las impresoras 3D es que fomentan la creatividad. Al principio seguramente nos limitaremos a imprimir modelos y piezas ya existentes, pero poco a poco querremos hacer nuestras propias creaciones y exprimir las posibilidades de nuestra máquina. Por otro lado, hay otras herramientas que, unidas a la impresión 3D, permiten aumentar las posibilidades de creación hasta cotas insospechadas. En este sentido, si vosotros queréis dejar volar vuestra imaginación, nosotros os recomendamos que acudáis a Sicnova para haceros con una impresora de este tipo y con ella comenzar a dar rienda suelta a todos aquellos proyectos revolucionarios que se os ocurran y que hasta ahora no sabíais como llevar a cabo de una forma fácil y rápida.
  • Útiles y educativas para los niños. Los más jóvenes son el futuro y por ello es importante que comiencen a familiarizarse con tecnologías que, probablemente, serán muy importantes dentro de unos años. Muchos fabricantes se han dado cuenta de la importancia de favorecer el acceso de los más pequeños y, por ello, cada vez tenemos más impresoras 3D para niños en el mercado. Por otro lado, muchos centros educativos, sobre todo los más punteros, también se están dando cuenta de la importancia de la impresión 3D, y ya es más frecuente ver impresoras 3D en los colegios o actividades extraescolares relacionadas con la impresión tres dimensiones.

Acceso a software y diseños gratis

Esta es quizá una de las menos conocidas, pero una de las ventajas más importantes y es que si ya hemos visto que las impresoras en tres dimensiones ofrecen numerosas ventajas y posibilidades, hay que unirle que muchas de ellas pueden trabajar tanto con software comercial como con código abierto. De hecho, muchas empresas punteras como BQ están favoreciendo la labor de los makers liberando el código de sus máquinas y diseños, como sucedió, por ejemplo, con la BQ Witbox Go. Esto permite que toda aquella persona que tenga conocimiento de código pueda dar rienda suelta a su creatividad y conseguir modelos productivos todavía mucho mejores que los actuales, lo cual, sin duda alguna, es beneficioso para el creador y para la sociedad en general.