22 febrero, 2021
Consejos para diseñar el packaging de tus productos

Consejos para diseñar el packaging de tus productos

En el momento en el que andamos por los pasillos de nuestro hipermercado, los ojos se llenan de múltiples estímulos de carácter visual, donde las marcas luchan porque nos fijemos en ellos. Son muchos los productos de distintas formas, olores, colores y demás que lo que quieren es que se adquieran. Desde Mimopack, expertos en estos temas, nos recuerdan que cuando se diseña el packaging lo que  se debe seguir es una estrategia, la cual termine diferenciando entre el éxito o la desaparición de los productos. Por este motivo, hablaremos de una serie de puntos que debemos tener en cuenta para que el diseño que utilicemos en el envase de los productos sea irresistible y de gran atractivo.

Dirigirse al público objetivo

Es fundamental definir nuestro público objetivo, que es el que va a comprar tu producto o va a tener interés en comprarlo. Ese público al que nos vamos a dirigir es el que terminará marcando el estilo que debe seguirse cuando diseñemos nuestro pack.

Fidelidad a la marca

No hay que desviarse de las pautas que nos puede marcar nuestro manual de la empresa, caso de los colores, el estilo, los enfoques y demás, salvo que sea un producto o una campaña que concretamente nos pida que rompamos un poco con lo que contemos.

Adquiere gran importancia que el producto que tengamos sea fácil de reconocer y que sepamos de un único vistazo de la marca que se habla.

Lo mismo que el seleccionar un logotipo queremos que sea fiel reflejo de lo que hace u oferta la empresa, cuando se diseña un packaging hay que enseñar lo mismo. Si se vende un producto de verdadera calidad, el empaquetado tiene que ser fiel reflejo de la calidad que nos diferenciará del competidor.

El presupuesto no debe ser excusa

Actualmente, es posible realizar diseños originales y frescos con escasos recursos, ya que las tendencias lo que hacen es marcar diseños de carácter minimalistas que precisan de pocas tintas y materiales que son accesibles para toda clase de bolsillos.

Se puede llegar a tener un gran ahorro en materia de impresión utilizando diseños monocromos o a dos tintas, lo que permite ser bastante elegantes y además ser muy concreto. Se dice que menos es más, por lo que la saturación del envase con formas y textos, puede ser al final contraproducente.

Seleccionar el material ideal

Existen muchos materiales que pueden valer para la creación del envase. Desde el metal, al vidrio o a los plásticos. Para saber qué material es el más conveniente, hay que fijarse muy bien en el producto.

Hay que tenerlo claro, tanto la clase de producto, como la protección y conservación contra caídas y golpes, así como el uso que se le dará. Todo ello debemos tenerlo en cuenta, en especial cuando se habla del envase de los productos alimenticios, pues es necesario llegar a cuidar una serie de factores. Hay que ser conscientes de las tendencias existentes en estos últimos años en empaquetado a la hora de usar materiales ecológicos o naturales. Es un hecho que cada vez hay un número mayor de empresas que eligen dar marcha atrás y retornar al clásico envase de vidrio o al granel.

Diversión para el público

Algo que es importante es sacar una sonrisa al público para que no se olvide de la marca. El conseguir que se haga del envase un juego es una tendencia que cada vez es más famosa. Existen una serie de envases divertidos que tienen tanta originalidad, que es complicado que pasen desapercibidos en los supermercados.

Clasificación de los productos en una misma gama

El orden y la claridad en los productos más reconocibles ayudan a que el consumidor tenga más claro lo que pedir.

El empaquetado inteligente

Cuando se quiere ofertar una solución a un problema que aparece del consumo o se quiera utilizar nuestro producto para que la vida sea más sencilla para los consumidores y que haya una ventaja importante respecto a los productos que utiliza la competencia.

La ergonomía es importante

Algo que es importante cuando se diseña un envase es lo sencillo que puede ser el transporte y una sujeción correcta cuando queramos utilizarlo.

Una vez dichos todos estos consejos, deberías ya saber cómo poder hacer el enfoque correcto para el diseño del envase, así como los pasos más adecuados cuando se quiere ir desarrollando todo.  Al final es un trabajo para lograr despertar la atención de todo cliente, lo que siempre es interesante. ¡Te animamos desde aquí a ponerte en marcha!